|  | 

cronica

HORA ZULÚ – Sala Industrial Copera (12/03/2016)

 10407935_826966000763618_6618634677823786544_n

Hace tres años, Hora Zulú se despidió, anoche regresaron, a lo grande, en la sala Industrial Copera. Sold out colgado, gente que de últimas se acercó hasta la Zubia por si quedaban algunas entradas se quedaron con las ganas. El resto, los afortunados, pudimos asistir a esa vuelta a los escenarios al regreso de uno de los mejores grupos de rock nacional.

Con un ambiente de buen rollismo y de alegría, la gente esperaba en la puerta fumando, haciendo tiempo para que el reloj que se proyectaba en una lona que cubría el escenario llegara a su hora zulú, la cuenta atrás de los últimos segundos a coro de un público que llenaba la sala hasta los topes fue inevitable. Cuando se apagó el reloj y subió la lona descubrió un escenario iluminado en rojo y aparecieron sobre él Aitor Velázquez y sus chicos. Abrieron con “Que baje un rayo y me parta” dando a la gente un poquito de crisis de claridad, el humo tiene esas cosas.

12795120_826968597430025_7474935731633119607_o  1930423_826968197430065_2865437750010922418_n

Llegaron dispuestos para darlo todo, desde el primer momento, Álex Bedmar se dedicó a tocar el bajo como nunca, dando saltos y sin parar de moverse, con esa actitud que le precede. Abrieron fuerte, bien fuerte, con temas como “Camarada”, “Que me mata” y “Dice el poniente”, consiguieron que si a alguien del público aun le quedaba algo del frio granadino metido en el cuerpo, desapareciese.

Anoche pudimos disfrutar de un Ernesto Cabello entregado a su guitarra a la que golpea a puño cerrado, que no puede evitar la emoción y el postureo típico de guitarrista del rock. Tras un “Tango” envidiable desde el foso, donde el público le cantó desbocao y entre empujones a un Aitor impresionante, que a esas alturas ni una chaqueta le quedaba puesta, con su camiseta,eso si, de LJDA y el sombrero de pescador siempre a mano, tan suyo como sus gestos y su forma de rapear.

10366219_826969247429960_715808178239425537_n            12813913_826967160763502_7891523766414167272_n

Entre canción y canción, vimos cómo se subió un espontaneo sobre el escenario, que planeaba lanzarse al público, al que echaron antes de que ocurriera, aunque no tardó en volver a subir para hacerlo, aunque el público no lo vio del todo claro y lo dejó caer al suelo, el leñazo no le quitó las ganas de girarse al escenario y mostrar al grupo su dedo corazón como desafío. Una lástima la falta de respeto hacia los músicos, ni era el tema apropiado ni el público estaba receptivo para eso, pero catetos hay en todas partes.

Tras unos tientos dejaron a solas a Paco Luque, que nos dejó a todos con la boca abierta, si ya de por sí luce en las canciones y destaca acompañado, a solas con su guitarra consigue embelesar a una Industrial Copera repleta, entera para él. Después de ese gran momento cuando volvieron sobre el escenario el resto Javi Cordovilla comenzó con “Nuestro entonces”, magistral, uno de esos temas que te llegan a la patata, por lo menos a mí, que desde el foso fue una de esas canciones no pude evitar berrear a mi compañero de foso Fol desde lejos.

12823333_826968374096714_1214820956648346497_o  1936681_826969550763263_3506164045446999357_n

Hora Zulú suelen llevar invitados a sus bolos, en esta ocasión tuvimos la suerte de ver a Enrique Quilate, que apareció en el escenario para cantar junto con Aitor “Misas y cenas”, que maestros son y lo dejaron claro. Nos llovieron flores antes de que Cordovilla se quedara solo sobre el escenario, que si ya en esa canción los golpes de platillo te hacen llevar su ritmo, a solas te demuestra lo inmenso que es, uno de los mejores baterías de Granada, con varios grupos a sus pedales, con un bombo adornado con la majestuosa Estrella de la muerte, la fuerza es intensa en él. Un solo de batería que terminó enlazando con “Golpes de pecho” otra vez, con envidia desde el foso por el público venido arriba, coreando como si no hubiese un mañana, hasta que llegó “Agua de Mayo” donde servidora ya no aguantó más y tuvo que meterse en mitad del pogo, a cantar a grito pelao como uno más y sudando pero con ellos de vuelta al foso, a ver cómo terminaban un bolazo de vuelta con temas que no podían faltar como “Andaluz de nacimiento” y “A ver si me entiendes”, que dejaron al público en todo lo alto, encendido.

Una vuelta de casi dos horas que nos supo a poco, que pese a que fueron más de veinte temas a algunos nos faltaron nuestros preferidos, Rock On estuvo allí, en el regreso de Hora Zulú, de grandes músicos capaces de mezclar riffs soberbios y letras mayúsculas.

 12495239_826967887430096_7026475649743877606_n  12832480_826966050763613_2417590195754241185_n

Crónica: PerseFone

Fotos: FOL Contreras

MÁS FOTOS

avatar

SOBRE EL AUTOR

¿Han pensado alguna vez en esa web que tarda tanto tiempo en cargar y se preguntan por qué su diseño es una mierda? Pues ahí estoy yo, cada vez que consigo un diseño web bueno es porque antes he pasado por 2 ó 3 malos: El Karma. Así me di cuenta de que debía mejorar. He hecho una lista de mis malas acciones y voy a enmendar todos los errores que he cometido en mi página, intento ser mejor webmaster. Me llamo ofheavens.

DEJA TU COMENTARIO

Contacto



info@rockon.es

Servicios

PRODUCCIÓN Y PROMOCIÓN DE EVENTOS

CRÓNICAS Y FOTOS DE CONCIERTOS

FOTOGRAFÍA PROMOCIONAL

DISEÑO GRÁFICO Y WEB


2016.Todos los derechos reservados.

Solicita información sin compromiso sobre nuestras tarifas publicitarias

Nombre
E- mail
Mensaje